Sus características tanto físicas como económicas y sociales, la convierten en el núcleo turístico rural del municipio, en el que se integran actividades muy diversas que van desde las meramente turísticas, como puede ser el sol y la playa asociadas a la Playa de Las Teresitas, pasando por rutas de senderismo (macizo de Anaga), hasta la actividad residencial de los barrios de María Jiménez o Valleseco. Destaca su amplia e interesante oferta gastronómica, que cubre desde la costa hasta las cumbres del macizo de Anaga.