“Cuatro Figuras” de Federico Assler

Se trata de un grupo escultórico, realizado en 1973, formado por cuatro figuras antropomórficas de carácter surrealista que descansa sobre una base de hormigón a ras del pavimento. Representa personajes imaginarios, fetiches, formas indeterminadas que no se enclavan en ninguna especie.

Se compone de cuatro elementos en disposición vertical, separados por pares unidos entre sí. De cada uno de estos cuerpos sobresalen diferentes formas protuberantes. El autor elabora las formas mediante un ahuecamiento practicado directamente sobre los moldes de poliestireno donde con posterioridad vacía el hormigón.

El conjunto está realizado en piedra artificial, cemento blanco con marmolina y mide 2,35 x 3 x 0,77 metros.

Federico Assler nació en Santiago de Chile en 1929. Cursó estudios de arquitectura, pintura y dibujo. Fue director del Museo de Arte Contemporáneo de la universidad de chile. En 1967 participó en la Bienal de Sao Paulo. Ha realizado diversas exposiciones en varias ciudades españolas, entre otras figuras, Madrid, Barcelona.

El tema preferente de su obra es el hombre, la pareja humana, con formas más duras para lo masculino, y más suaves y ondulantes para lo femenino. La columna es un elemento fundamental, en muchas de sus columnas hay una columna dentro de otra columna hasta llegar al infinito. Le interesa que la obra escultórica esté en la calle, donde está el hombre. Incorporar la escultura en el espacio.

“Homenaje a Gaudí” de Eduardo Paolozzi

El escultor inglés Paolozzi realizó, en bloques especialmente prefabricados de hormigón, un sistema en serpentina de túneles y pasillos que rodean a unas palmeras y se pierden en la jungla.

La obra se compone de un conjunto modular, que se apoya sobre un suelo adoquinado, de piedra basáltica. Está formado por siete grupos diferentes, tanto en su colocación como en número de módulos laterales y pisos. Se observan dos tipos de módulos hexagonales, uno recto, con aristas paralelas y otro curvo, de aristas convergentes. La composición del conjunto sigue líneas serpenteantes. Se trata de una escultura de carácter lúdico, destinada para parque infantil. Las diferentes alturas creadas, así como los túneles hexagonales hacen de esta obra un lugar de disfrute para los niños, utilizada para la escalada y el paso interior a través de los mismos. Es, por tanto, una escultura que exige una participación activa y física del espectador.

La obra está emplazada en el Parque García Sanabria, fue realizada con hormigón armado prefabricado y tiene una superficie de 3,36 x 35,6 x 15,5 metros.

Eduardo Paolozzi (1924, Edimburgo, Gran Bretaña). Por encima de todo, a este escultor se le considera como innovador e inventor de un nuevo estilo escultórico, que junto a Anthony Caro han influido con su pensamiento y su actividad docente, sobre las nuevas generaciones de escultores. Este autor al referirse a su obra decía “He ideado la escultura pensando en las particularidades de esta tierra y, especialmente, en las materias que aquí son utilizables. La escultura será de hormigón y tendrá una dedicación especial para los niños”.

“Guerrero Goslar” de Henry Moore

El Guerrero de Goslar es “heredero” de la primera edición de Esculturas en la Calle, la de 1973. Situada en la Rambla, data de 1974 y se trata de una escultura en bronce que mide 3,00 x 1,10 x 1,22 metros. Es la obra escultórica de mayor valor económico con que cuenta la ciudad.

Su autor Henry Moore está considerado el escultor inglés más importante del siglo XX. Nació en Castleford, Yorkshire, el 30 de julio de 1898. Cursó estudios en la Leeds School of Art y en el Royal College of Art de Londres. Sus primeros trabajos, realizados en la década de 1920, reflejan la influencia del arte precolombino, de la pintura de Masaccio y de Miguel Ángel.

Posteriormente, en la década de 30, fue la obra de Picasso y otros artistas abstractos la que ejercieron una gran influencia en la escultura de Moore, aunque su verdadera fuente de inspiración fue la naturaleza. Al llegar a la madurez, utilizó formas onduladas, hinchadas, perforadas, que reflejan formas naturales. Sus temas favoritos son la figura humana recostada en la pose de chac-mool, guerreros caídos, madres con sus hijos, grupos familiares. Trabajó materiales diversos: madera, piedra, bronce, mármol.

“Femme Bouteille” de Joan Miró

El hecho de que Santa Cruz cuente con una escultura de Joan Miró (Barcelona, 1893 Palma de Mallorca, 1983) es un gran lujo, gracias a las exposiciones permanentes de esculturas en la calle que se han llevado a cabo en las principales vías de la ciudad, una iniciativa en la que han participado el Colegio de Arquitectos, el Cabildo de Tenerife, el Ayuntamiento de Santa Cruz y CajaCanarias.

“Femme Bouteille” o Mujer Botella, ubicada en el parque Viera y Clavijo, es una obra realizada en bronce monumental entre 1972 y 1974 y mide 1,20 metros por 3,30 es una de las más importantes de las que conforman la muestra, con una expresiva impronta de la metamorfosis propia de su autor.

Según la explicación de la demarcación de Tenerife, La Gomera y El Hierro del Colegio de Arquitectos de Canarias (CAC), a Joan Miró la libertad le viene del movimiento dadaísta y su participación surrealista en el mundo de los objetos.

“Lady Tenerife” de Martín Chirino

Pertenece a la serie “Ladies” (1965-1970). Son unas esculturas de gran tamaño de hierro pintado con colores puros (rojo, blanco, etc).

“Lady Tenerife” se encuentra en la plaza del Colegio de Arquitectos de la capital y formó parte de la primera edición de la Exposición Internacional de Esculturas en la Calle. Martín Chirino (Las Palmas, 1925) presenta en 1959 su primera espiral en hierro forjado, que el propio escultor reconoce como una constante en su obra, remitida como influencia a petroglifos encontrados como signos aborígenes en el barranco de Balos. Buen ejemplo de su trabajo es “Lady Tenerife”, realizada en hierro pintado en 1972 y expuesta en la plaza del Colegio de Arquitectos de Santa Cruz de Tenerife.

Su producción ha atravesado diferentes etapas, como la de las herramientas poéticas e inútiles, raíces, el viento, inquisidores, mediterránea, lady, aeróvoros y paisajes

“Sin título (Rueda dinámica o espiral)” de Andreu Alfaro

Esta espiral de aluminio sin título que se encuentra situada en la avenida de las Asuncionistas tiene unas dimensiones de 4 x 4 metros. Fue donada por su autor, el artista levantino Andreu Alfaro, para la primera edición de la Exposición Esculturas en la Calle, auspiciada por el Colegio de Arquitectos, que tuvo lugar en Santa Cruz en diciembre de 1973.

Andreu Alfaro nació en Valencia en 1929. Escultor autodidacta, fue fundador del grupo Parpalló. Invitado a la Bienal de Sao Paulo, en 1961, participó en 1967 y 1968 en el Salón de la Joven Escultura en París y luego en una amplia retrospectiva que tuvo como marco la Sala Gaspar de Barcelona.

Giovanni Caradente lo considera uno de los escultores españoles más originales y rigurosos. Operando con medios tecnológicos su obra está adscrita al constructivismo, al desenvolvimiento espacial de unas estructuras radiantes, de gran simplicidad y seducción.

La sobriedad dinámica que presenta es verdaderamente insólita. Obras equilibradas, medidas, abiertas, despojadas, parecen instaurar una matemática poética.