La formación como eje estratégico de la Abogacía

Carlos Fuentenebro Zabala, presidente de la Comisión de Formación del Consejo General de la Abogacía Española

Muchos son los cambios que las Escuelas de Práctica Jurídica y los Colegios de Abogados han tenido en los ya XXXVI años en los que se han ido desarrollando las Jornadas.

Cambios que han tenido lugar para solventar las necesidades formativas que conlleva el inicio del ejercicio profesional así como las distintas modificaciones legislativas que hacen necesaria la continua preparación del abogado y que, dentro de la responsabilidad institucional nos llevan, año a año, a poner en común los problemas existentes y las soluciones para dar respuesta a los requerimientos profesionales.

Por ello centraremos nuestras Jornadas en la formación de los profesionales en las competencias tecnológicas, las nuevas competencias en el ejercicio profesional, que se deben aplicar de manera transversal y un año más, en la tan reiterada Ley 34/2006, de acceso a las profesiones de Abogado y Procurador de los tribunales, con la complejidad de la relación con la universidades, la necesaria, y obligatoria, implicación de los abogados en ejercicio en los planes docentes, los tan necesarios y deseados cambios en la prueba de estado, la posibilidad de la formación on-line y la supervisión de las prácticas en el extranjero, con el necesario conocimiento del idioma por parte de los que pretenden acreditar tener la capacidad para el ejercicio de la profesión en España, etc.

No queremos pasar por alto, dentro del Plan estratégico diseñado por el Consejo General de la Abogacía, en el que el trabajo por una formación inicial y continuada de calidad forma parte de uno de los ejes estratégicos con los que la Abogacía institucional va a desarrollar su misión, la necesidad de cuidar e incentivar en las actividades de formación de los Consejos, Colegios y Escuelas, la incorporación como algo transversal, de la formación en los derechos fundamentales y de igualdad entre hombres y mujeres.

Espero que el propicio entorno que nos facilita la ciudad de Santa Cruz de Tenerife y la acogida que nos dispensan el Decano y los miembros de la Junta de Gobierno y los responsables de la Escuela de Práctica Jurídica nos ayuden a mejorar en el desarrollo de sistemas y proyectos que permitan a nuestras Instituciones ofrecer a nuestros compañeros un servicio que cubra las necesidades que nos reclaman.

Quizá, el mejor enclave que pudiésemos encontrar para el desarrollo de estos temas, sea precisamente éste, las Islas Canarias: su alejada situación respecto a la península y la alta presencia de extranjeros y comunitarios en esta comunidad autónoma, hacen más necesario, si cabe, el desarrollo de las plataformas de comunicación existentes y la implantación de otras nuevas, así como el ejercicio de nuestra profesión con implicaciones más allá de nuestras fronteras.